Me gustaria aclarar que este libro ahun no lo he leido, me lo recomendaron, asi que lo leeremos juntos haber como nos va…

1
EL AUTOMÓVIL ROJO

Llevo veinte minutos de caminata sobre el pavimento mojado cuando un moderno automóvil rojo se detiene junto a mí.
—¡Hey, amigo! —el conductor abre la ventana eléctrica—. ¿Sabes dónde se encuentra la Escuela Tecnológica?
—Claro —contesto—, de allá vengo. Regrese por esa calle y después…
—No, no —me interrumpe—. Necesito que me lleves personalmente. Como un favor especial.
Titubeo un poco, aunque sé lo que debo contestar.
—Discúlpeme, pero lo más que puedo hacer es indicarle dónde está.
La ventanilla de atrás se abre y aparece el rostro de un compañero de mi salón.
—¡Ratón de biblioteca! No tengas miedo, sube al coche… El señor es profesor de biología y vede algunos productos para jóvenes. Quiere que lo llevemos a la escuela. Anímate. Acompáñame.
—¿Qué productos?
—Sube, no seas cobarde. Ya te explicará él…
—Pe… pero tengo algo de prisa. ¿De qué se trata exactamente?
—Es largo de contar —interviene el hombre—; te interesará. Además, al terminar la demostración te daré algo de dinero.
Por la promesa económica, pero sobre todo por la evidente decencia del profesor de biología, la belleza del automóvil y la mirada confiada de mi compañero de escuela, accedo a subir. Es impensable que un hombre tan pulcramente vestido y de tan fina expresión pueda tener malas intenciones.
Desgraciadamente cuando me percato de mi error de apreciación ya es demasiado tarde.
Un viento helado silba en la ranura de la ventanilla haciendo revolotear mi ropa. Presiono el botón eléctrico del vidrio pero éste no se mueve. El hombre ha activado el seguro bloqueando las ventanas.
—¿Cómo vas en la escuela?
—Pues bien… muy bien.
—No me digas que te gusta estudiar.
Le miro la cara. Conduce demasiado rápido, como si conociese perfectamente la colonia.
—Sí me gusta; ¿por qué lo pregunta?
—Eres hombre… supongo. Aunque te guste estudiar, piensa. Seguramente no te gusta tanto y el trabajo que te voy a proponer será mucho más satisfactorio. Algo que le agradaría a cualquier hombre.
—¿El trabajo? ¿Cuál trabajo? ¿No es usted profesor? ¿No vende productos? Mire… la escuela es por allí.
—Ah, sí, sí, lo había olvidado, pero no te preocupes, conozco el camino.
Percibo un sudor frío. “¡Estúpido!”, me repito una y otra vez. He sido engañado fácilmente. Me doy la vuelta en el asiento para ver a Mario, pero éste parece encontrarse en otro mundo. Hojea lentamente una revista con la boca abierta.
—No te asustes, quiero ser tu amigo —el hombre sonríe y me mira rápidamente; de lejos, el saco y la corbata le ayudan a aparentar seriedad, pero de cerca hay definitivamente algo anormal y desagradable en su persona; es ligeramente bizco, tiene el cabello lacio y grasoso—. Confía en mí, no te obligaré a hacer algo que te desagrade.
—Regréseme adonde me recogió.
—Claro. Si no eres lo suficiente maduro para el trabajo te regresaré, pero no creo que haya ningún problema; supongo que te gustan las mujeres, ¿o no?
El hombre acelera; parece no importarle conducir como un demonio en plena zona habitacional. Estoy paralizado. Si sufrimos un accidente tal vez pueda huir, pero si no… ¿Adónde vamos con tanta prisa?
—¿Alguna vez has visto desnuda a una muchacha? No creo, ¿verdad? Y nunca has acariciado un cuerpo, ni lo has besado, ni lo has… —el hombre suelta una carcajada, hace un gesto obsceno y agrega—: Mario, pásame una revista para que la vea tu amigo.
Mi compañero escolar obedece de inmediato.
—Deléitate un poco con ella. Es una ocupación muy, muy agradable… —la portada lo dice todo—. Vamos. Hojéala. No te va a pasar nada por mirarla.
Abro la publicación con mano temblorosa. He visto en otras ocasiones algunos desnudos, incluso revistas para “adultos” que mis compañeros escondían como grandes tesoros, pero jamás algo como esto… El sentimiento del hombre, degradado hasta el extremo, extiende sus límites en mis manos. Me siento confundido. Toco las fotografías con las yemas de los dedos; son auténticas; estas personas realmente fueron captadas por la cámara haciendo eso… Lo que estoy mirando va más allá de la exhibición de desnudos. Llega a la más grotesca perversidad.
—¿Ya se te puso duro? —pregunta el sujeto disminuyendo la velocidad.
Separa la mano derecha del volante y la lleva hasta mi entrepierna. Estoy paralizado, sin alcanzar a comprender lo que intenta hacer. Con un ágil movimiento introduce su mano en el pantalón y palpa mis genitales como queriendo corroborar la madurez de su presa. La inspección es rápida y siento una gran repulsión. Retira la mano para sentenciar:
—Necesito fotografías de chicos y chicas de tu edad. El acto sexual, como ves, puede hacerse con una o con varias parejas simultáneamente. Es muy divertido. También realizamos filmaciones. ¿Nunca has pensado en ser actor?
El auto desciende por una hermosa unidad habitacional, rodeada de parques y juegos infantiles. Tardo unos segundos en reconocer el lugar.
—¿Qué te parece esa muchacha?
Miro al frente e identifico a una joven vestida con el uniforme de la escuela. No tengo tiempo de hablar, el coche llega hasta ella y se detiene a un costado. Una cara conocida se vuelve con alegría. Se trata, ni más ni menos, de la chica pecosa que hace un par de meses presentó públicamente a la nueva compañera en la ceremonia cívica.
“¡Dios mío!”, me digo agachado la cabeza, “esto no puede estar pasando”. Durante dos meses he vigilado casi a diario a la joven de recién ingreso profundamente conmovido por su estilo y he aquí que, antes de que ella sepa de mi existencia, me encuentro con su mejor amiga en las peores circunstancias.
—Qué tal, linda —dice el tipo llevando ahora la mano derecha a su propia entrepierna para acariciarse por encima del pantalón mientras habla—. Necesitamos tu ayuda; nos perdimos; no conocemos estos rumbos y queremos encontrar una escuela de jóvenes.
—Pues mire, hay una muy cerca.
—No, no. Queremos que tus nos lleves. Vendemos ciertos productos y posiblemente tú conozcas a alguien que se interese. Si nos acompañas te daré una comisión.
“¿Si nos…?” La chica pecosa se percata de que hay dos personas más en el automóvil.
—¿Por qué no lo llevan ellos?
Cierro rápidamente el ejemplar de la revista, sujeto el portafolios fuertemente con la mano izquierda y con la derecha acciono la manija para abrir la portezuela. Se escucha un golpe seco, pero la puerta no se abre. El tipo se vuelve con la velocidad de una fiera, me mira y sonríe sardónico.
—Tiene seguro para niños… Tranquilízate o te irá mal.
¿Seguro para niños en la puerta delantera? Es mentira. La manija ha sido arreglada para que no pueda accionarse desde el interior. Me siento atrapado. La ventanilla tampoco se abre.
—¿Cómo te llamas?
—Ariadne.
—Tú debes de conocer a varias muchachas y ellos no —comenta el tipo jadeando—. ¿Qué dices? Si nos deleitas con tu compañía unos minutos te regresaré hasta aquí y te daré algo de dinero.
—¿Qué productos venden?
El hombre me quita lentamente la revista y se la muestra a la chica, cerciorándose de que no hay nadie cerca.
Mario ha dejado su propio entretenimiento e inclinado hacia delante sonríe, atento a lo que sucede, pero la vergüenza y la sospecha de saberse cerca de su primera experiencia sexual lo hacen esconderse detrás de la cabeza del conductor.
Ella se ha quedado inmóvil con un gesto de asombro sin tomar la revista. El hombre la hojea frente a ella.
—¿Ya te “calentaste”, pequeña?
Ariadne permanece callada; parece muy asustada, pero paradójicamente no deja de observar las fotografías. El hombre saca una caja de debajo del asiento, vuelve a cerciorarse de que no hay nadie en las proximidades y se la muestra.
—Esto es para cuando estés sola… ¿Lo conocías? Funciona de maravilla. Como el verdadero. Vamos, no te avergüences. Tócalo. Siente su textura…
La chica se niega a mirar el pene artificial que le exhiben.
—Ya te sentirás con más confianza —asegura el hombre al tiempo que continúan sus acaloradas caricias sobre el pantalón—. Tenemos muchas otras cosas cautivantes que te relajarán. Ya lo verás.
En ese instante la joven parece captar el peligro, pero llevada por una idea incomprensible se presta a seguir el juego. El hombre le hace preguntas sobre su constitución, sus sensaciones, sus problemas, y ella responde con monosílabos y movimientos de cabeza.
—Está bien —asiente al fin con un viso de suspicacia—, los acompañaré a la escuela, pero con la condición de que me regresen aquí después.
—¿Vives cerca?
—Sí. Por la esquina donde va cruzando aquella muchacha.
—¿Es tu compañera? ¿La conoces? ¡Trae el mismo uniforme que tú!
—Estudia en mi escuela.
—Llámala ¿Crees que querrá acompañarnos?
Me quedo literalmente helado. No puede ser verdad. ¿De qué se trata? La hermosa estudiante de recién ingreso…
Recuerdo que hace dos meses, cuando la conocí, el cielo amenazaba tormenta; había centellas y rayos en la ceremonia cívica. Ariadne anunció por micrófono que había llegado una nueva compañera cuyo padre era diplomático y acababa de mudarse a nuestra ciudad. Después comunicó que dicha estudiante pasaría al frente a declamar un poema. A muchos el asunto nos tenía sin cuidado. Vigilábamos con recelo las traicioneras nubes negras, pero cuando la recién llegada comenzó a hablar nos impactó su presencia. Como estaba en la primera fila, no pude evitar dar un paso para observarla mejor. Algunos payasos me imitaron en una parodia de querer irse sobre ella. La hermosura de la chica era insólita, pero lo verdaderamente impresionante era su seguridad, su aplomo, la fuerza de carácter que reflejaba en su voz… En ese momento el fulgor de un nuevo rayo nos iluminó momentáneamente y casi de inmediato se escuchó le estridente trueno. Comenzó a lloviznar, pero nadie se movió. Fue un fenómeno interesante. La concurrencia quedó atrapada con la enérgica dramatización.
Durante los siguientes días no pude detener la avalancha de emociones contradictorias. Me sentí enamorado, feliz, temeroso, expectante. La espié. Le escribí poemas. Imaginé que cuando ella me conociera, también debía impresionarse Acerté a ese respecto. Me conocerá ahora, como ayudante del promotor pornográfico a medio camino de seducir a su amiga la pecosa…
El conductor toca la bocina del automóvil y saca el brazo para hacerle señales a la muchacha, invitándola a aproximarse.
—¡Ven! —la llama y luego comenta en voz baja—: Así se completan las dos parejas.
—Prefiero ir sola —interviene Ariadne—, no la conozco bien y tal vez lo arruine todo.
La miro atónito. Miente… ¡Por supuesto que la conoce bien! Es su mejor amiga.
—Como quieras —dice el hombre sospechando que pierde el control—; vamos, sube entonces. No nos tardaremos muchos —esconde la revista y sonríe con malicia—. Sube al asiento de atrás. Por la otra puerta. Sólo se abre desde fuera.
La pecosa rodea el auto. El hombre sonríe mirándonos a Mario y a mí alternadamente en señal de triunfo.
El movimiento de la mano de Ariadne es lento y nervioso. El pestillo de la cerradura de atrás se destraba con un chasquido metálico. Después abre también la portezuela delantera y comienza a dar pasos hacia atrás, alejándose del vehículo.
—¿Qué haces? ¿Adónde vas? Me lo prometiste, no tardaremos, vamos, ¡sube ya! Los dos muchachos son buenas personas, verás cómo no te dolerá. Todo te gustará mucho. Vamos, ¡sube ya!
Ariadne echa a correr calle arriba. El hombre, furioso, comienza a tocar el claxon.
—¡Mario, ve por ella!
El chico obedece y aprovecha para saltar del auto, pero apenas he dado unos pasos reparo en que he dejado mi portafolios. Regreso, me inclino para alcanzarlo y el hombre me sujeta la muñeca.
—Vas muy aprisa, cretino; tú vienes con nosotros.
Me sacudo pero es inútil. Llevo la mano libre hasta la de mi opresor y la trato de arrancar de mi antebrazo.
—¡Suélteme…! —murmuro mientras lo empujo. El tipo es mucho más fuerte de lo que jamás hubiera pensado o yo soy mucho más débil. Veo su enorme cara morena llena de hoyuelos, su gesto duro y sus repugnantes ojos bizcos que me miran sin mirarme.
—Te voy a enseñar a que no seas un maldito cobarde. Te voy a enseñar.
—¡Suélteme!
—Te voy a enseñar… —y empieza a arrastrarme al interior del auto.
Desesperado forcejeo y casi logro zafarme, pero el hombre me detiene con el otro brazo. Como último recurso le escupo la cara, entonces me suelta dando un alarido. Empuño mis útiles, salto hacia fuera y echo a correr, pero el cuerpo no se ha equilibrado con el peso del portafolios y éste se me enreda entre las piernas haciéndome trastabillar. Me voy al suelo de frente y meto las manos un instante antes de estrellar la cara contra el pavimento. Mi portafolios rueda pero afortunadamente no se abre. El auto rojo está a media calle. Veo cómo Mario regresa al vehículo sin saber alcanzado a su presa, me grita algo que no entiendo, vuelve a subirse al asiento trasero, cierra su portezuela mientras el conductor cierra la delantera; veo cómo se enciende los pequeños focos blancos y escucho al mismo tiempo el ruido que produce el engranaje de la caja de velocidades cuando se intenta embragar la reversa apresuradamente.
Me pongo de pie. Voy hasta el portafolios, lo levanto con rapidez y, vislumbrando la entrada de un extenso campo lleno de árboles, inicio una nueva carrera desesperado por alejarme. El automóvil viene en reversa directamente hacia mí. Puedo sentirlo, puedo escucharlo. Está a punto de alcanzarme cuando llego a la banquete y giro hacia la izquierda sin dejar de correr. Mi mente es una mar de ideas contradictorias, de imágenes excitantes y repugnantes a la vez.
Cuando me he alejado lo suficiente y veo que no me siguen, aminoro el paso y me tiro exhausto en le césped.

2
PRIMER ENCUENTRO

Al llegar a la casa, me encierro en la habitación ofuscado, desorientado. La noche me sorprende antes de sacar alguna conclusión clara. Cuando calculo que todos se han dormido ya, salgo de mi cuarto y voy al pasillo de los libros. Enciendo la luz y trato de encontrar algo que me ayude a razonar mejor. Alcanzo varios volúmenes, sin saber exactamente lo que busco, y me pongo a hojearlos en el suelo. Hay obras de sexología, medicina, psicología. Trato de leer, pero no me concentro. Después de un rato me levanto y deambulo por la casa; al fin me detengo en la ventana de la sala.
No puedo apartar de mi mente las imágenes impresas que vi. Regresan una y otra vez. Pero van más allá de un recuerdo grato. Son más que un estímulo. Me excitaría la belleza de un cuerpo femenino, pero eso fue un nauseabundo sobreestímulo.
Con la vista perdida a través del cristal abandono la ingenuidad de una niñez que me impulsaba a confiar en todos.
De pronto me embarga la intensa sensación de estar siendo observado. Me giro para mirar sobre los hombros y doy un violento salto al descubrir a mi madre sentada en el sillón de la sala.
—¿Pero qué haces aquí? —Pregunto enfadado por el susto.
—Oí ruidos. Salí y te encontré meditando. No quise molestarte.
Agacho la cara sin acabar de comprender. ¿Qué significaba eso? ¿Ha escuchado mis murmullos? ¿Ha detectado mi desesperación y tristeza? ¿Por qué penetró furtivamente, sin anunciarse, en mi espacio de intimidad?
—¿Cuánto tiempo llevas aquí?
—Como media hora.
—¿Sin hacer ruido? ¿Sin decir nada?
—Quise acompañarte… eso es todo.
No comprendo. Incluso me siento molesto. Más tarde entenderé que eso es una muestra del verdadero amor: Estar ahí, sin importunar, apoyar sin forzar, ofrecer energía espiritual sin obligar, interesarse en el sufrimiento del ser querido pero no intervenir en sus conclusiones de aprendizaje… (una muestra, por cierto, de cómo seguramente Dios mismo manifiesta su amor a los hombres).
—Vi que sacaste varios libros. ¿Buscabas algo en especial?
—No, mamá. Mejor dicho si… No sé si contarte…
—Me interesa todo lo que te pasa. Estás viviendo una etapa difícil.
—¿Por qué supones eso?
—En la adolescencia se descubren muchas cosas. Se aprende a vivir. Los sentimientos son muy intensos.
Me animo a mirarla. La molestia de haber sido importunado en mis elucubraciones se va tornando poco a poco gratitud. Realmente me agrada sentirme amado, ser importante para alguien que está dispuesto a desvelarse únicamente por hacerme compañía.
—No todas las personas de buen aspecto son decente, ¿verdad?
Ella guarda silencio. Es una mujer preparada. Tiene estudios de pedagogía y psicología. Tal vez desea escuchar más para darme después una opinión.
—Fui convencido muy fácilmente por un farsante que se hizo pasar por profesor de biología.
—¿Convencido de qué?
—Soy un estúpido.
—¿Qué fue lo qué pasó?
—Un hombre… me invitó a subir a su coche. No te enojes, por favor, sé que hice mal, pero parecía una persona decente… Es imposible confiar en la palabra de otros, ¿verdad?
Permanece callada esperando que aclare las cosas.
—Ninguna editorial, marca o compañía distribuidora avalaba la impresión de esas revistas.
—¿Qué revistas?
Me da vergüenza describirle a mi madre lo que vi. Mujeres mostrando groseramente las partes más íntimas de su anatomía, aparatos extraños usados por ellas para profanarse, cópulas simultáneas de dos hombres con la misma mujer, de dos mujeres con el mismo hombre, coito de animales con seres humanos, de niñas con niños.
—¿El hombre que te invitó a su coche era promotor de material obsceno?
—Sí…
—¿Te hizo algo malo?
—No. Escapé. Pero Mario, un compañero de mi salón, se fue con él. Se veía muy entusiasmado con el trabajo que le proponía.
—¿Qué trabajo?
—El de actor…
Mi madre tenía la boca abierta. Me observa asustada. Finalmente respira hondo y asienta muy despacio.
—Es un hecho que existe la pornografía infantil, adolescentes secuestrados para ser objeto de fornicación, jóvenes atrapados por bandas de drogadictos y degenerados. También hay falsas agencias de empleos que solicitan modelos jóvenes para embaucar a las muchachas y muchachos que acuden y abusar sexualmente de ellos… Todo eso existe.
—Lo he comprobado.
—Me preocupas, hijo… ¿Qué pasó en el coche de ese hombre?
—Nada. Sólo me mostró algunas cosas. No puedo apartarlas de mi mente… Sé que son sucias pero me atraen. Me dan asco pero me gustaría ver más. No entiendo lo que me pasa.
Se pone de pie y camina hacia mí. Al verla acercarse agacho la cara.
—En un naufragio, los sobrevivientes se enfrentan con una gran tentación —comenta con voz mesurada—: Beber el agua de mar. Quienes la toman, lejos de mitigar su sed, la acrecientan terriblemente y mueren mucho más rápido. Lo que ese hombre te ofreció es agua de mar… Y el adolescente es como un náufrago con sed. En tiendo que algunos descubrimientos llamen enormemente tu atención, pero debes resistir al llamado insano. Amárrate al mástil de tu embarcación si es necesario, como lo describe Homero en la Odisea cuando habla de las letales sirenas que cantaban atrayendo a los marinos a una muerte segura.
—A Mario le pasó eso. Tomó agua de mar. Se arrojó a los brazos de las sirenas.
—Sí, pero eso no significa que tú estés a salvo. Volverás a recibir ofertas.
—Y cuando ocurra no voy a correr; no debo asustarme de todo lo que veo. Si existe una realidad que yo ignoraba quisiera enfrentarme a ella y familiarizarme.
Regresa sobre sus pasos y vuelve a tomar asiento en el sillón de la sala. Me invita con un ademán a que me siente frente a ella. Obedezco de inmediato.
—Tú sabes que existen serpientes —comenta—. Eso no significa que debes convivir con ellas. Son traicioneras. Un domador de circo pasó trece años entrenando a una anaconda. Parecía tener el control del animal. Se ufanaba de ello. Preparó un acto que funciono bien, pero una noche, frente al público, en pleno espectáculo, la serpiente se enredó en el hombre y le hizo crujir todos los huesos hasta matarlo. Miles de muchachos mueren asfixiados por una anaconda que creyeron domesticar.
Hay un largo silencio. Recuerdo nuevamente las publicaciones.
—Ahora entiendo por qué ese material no tenía el sello de ningún productor. Es un delito y los creadores se esconden en el anonimato.
—Si, hijo, pero poco a poco los comerciantes están siendo cada vez más descarados. El negocio de la pornografía y de los “juguetes para adultos” reporta utilidades multimillonarias en todo el mundo. Es como la droga. Los empresarios que están detrás de esto son capaces de comprar a funcionarios y conseguir permisos para difundir sus productos. ¿Quién autorizó que hasta en los puestos de periódicos se venda parte de ese material? ¿Cuál es el límite de lo que pueden vender? Los promotores de promiscuidad se enriquecen chillando que tienen derecho a la libertad de expresión y que nadie puede probar que sus productos sean dañinos, pero es un hecho que millones de personas son afectadas directa o indirectamente por esa basura. Cuando la policía registra las pertenencias de los criminales, siempre se encuentran con que son aficionados a la más baja pornografía y a todo tipo de perversiones sexuales.
—¿Todos los delincuentes son sexualmente promiscuos?
—Por lo general, sí.
—Mamá… No sé por qué siento tanto temor.
Me incorporo y camino hacia ella para abrazarla. Por un largo rato no hablamos. Es innecesario. Mi madre no es sólo una proveedora de alimentos o una supervisora de tareas, es una compañera de vida.
—En la maestría de pedagogía debes de haber leído muy buenos libros de superación. ¿Podrías recomendarme algunos?
—Claro. Vamos.
Tomo como tesoro en mis manos los cuatro volúmenes que me sugiere cuando llegamos al pasillo del librero. Regreso a mi cama y los hojeo. No puedo leer. El alud de ideas contradictorias me impide concentrarme lo suficiente. A las tres de la mañana apago la luz y me quedo dormido sin desvestirme sobre la colcha de la cama.

CCS: Miércoles, 20 de marzo.1
Quisiera ser escritor. Como mi abuelo. Escribir es una forma de desahogarse sanamente cuando la sed nos invita a beber agua de mar.
Uno de los autores que estoy leyendo tiene una empresa que se llama Conferencistas y Consultores en Superación, y recomienda, como terapia esencial para el éxito, escribir un diario que plasme emociones y aprendizaje en orden temporal. Hoy he comenzado, titulando esta libreta Control Cronológico de Sentimientos, de manera que coincidiera con las siglas de la empresa del autor.

Tengo mucho que escribir.
En esta etapa tan difícil he recordado una historia que me contó mi abuelo:
Un hombre cayó prisionero del ejército enemigo. Lo metieron a una cárcel subterránea en la que descubrió un mundo oscuro, sucio, lleno de personas enfermas y desalentadas. Poco a poco se fue dejando vencer por el maltrato hasta que, por azares del destino, la hija del rey visitó la prisión. Fue tal el desencanto de la princesa, que suplicó a su padre sacara a esos hombres de ahí y les diera una vida más digna. El prisionero se enamoró de ella y, motivado por el sueño de conquistarla, escapó de la cárcel y desplegó una compleja estrategia para superarse y acercarse a ella.
Quiero pensar que este diario lo escribo para alguien muy especial.
Mi princesa:
He pensado tanto en ti durante estos días. He vuelto a soñar contigo de forma insistente y clara. Tengo miedo de que tu amiga Ariadne se me anticipe y lo eche todo a perder antes de que me conozcas. Por eso la próxima vez que te vea me acercaré a decirte que, sin darte cuenta, me has motivado a escapar de mi prisión y superarme.

Me encuentro sentado en una banca del patio transcribiendo en mi libreta un poema, cuando la veo a lo lejos.
Algunas veces su rostro se oculta detrás de los transeúntes, otras se descubre en medio del círculo de amigas, con todo su fulminante parecido al rostro que me atormenta en sueños. Las manos me suda, los dedos me tiemblan. La boca se me ha secado casi por completo. Tengo que acercarme. Lo he prometido. Echo un último vistazo al poema que copié antes de cerrar mi libreta.

Yo no sé quién eres
ni como te llamas;
no sé si eres buena,
humana y piadosa,
o eres como todas,
como tantas otras,
Insensible y falsa.
Te conozco apenas,
a través del velo
de mis esperanzas.
Ignoro tu vida,
tus glorias pasadas
y las ilusiones
que para mañana
hilvana tu mente.
Y hasta tu mirada
me es desconocida,
porque no he tenido
la suerte de verte
de cerca a la cara.
Sé que puedo amarte,
porque me haces falta
y estar a tu lado
cuando tú lo quieras,
y para tu historia
¡ser todo o ser nada!
no obstante que ignoro
quién eres,
cómo eres…
y cómo te llamas

Martín Galas Jr.

Veo a la chica fijamente. Pienso que mientras esté rodeada de tantas personas me será imposible abordarla, pero de pronto el grupo de muchachas comienza a despedirse y en unos segundos la dejan totalmente so… ¿la? El corazón comienza a tratar de salírseme del pecho. Me pongo de pie. Camino unos pasos dudando. No dispongo de mucho tiempo, pronto terminará el descanso y ella se esfumará nuevamente. Avanzo sin pensarlo más.
Me mira y al hacerlo percibo una mueca de desagrado como mostrando absoluta indisposición para atender a ningún conquistador. Me detengo a medio metro de la banca. Frente a ella compruebo que de cerca es más hermosa aún. Al ver que no digo nada, enfrenta mi mirada con intensidad en pleno gesto interrogativo.
—Hola —la voz sale de mi garganta insegura pero cargada de suplicante honestidad—. ¿Puedes ayudarme?
Ella frunce ligeramente las cejas, como si hubiese esperado otras palabras y otro tono de voz..
—Sí. ¿De qué se trata?
—Se trata de… bueno, hace tiempo que deseaba hablarte… En realidad hace mucho tiempo —su postura trasluce el visaje de su primera buena impresión, pero, ¿cuánto tiempo durará si no encuentro algo cuerdo que argumentar? Debo pensar bien y rápido. Comienzo a construir y descartar parlamentos en la mente a toda velocidad: “Es difícil abordar a una joven como tú…” No muevo la cabeza. Eso es vulgar; entonces: “Si supieras de las horas en que he planeado cómo hablarte me creerías un tonto por estar haciéndolo tan torpemente…” Sonrío y ella me devuelve la sonrisa. No puedo decir eso, sonaría teatral, preparado, pero tengo que decir algo ya.
—Te he visto declamar dos veces y me gustó mucho.
—¿Dos veces? Yo únicamente he declamado una vez aquí.
—La segunda lo hiciste para toda la escuela en medio de una tormenta.
—¿Cómo? ¿La segunda?
—La primera lo hiciste sólo para mí… en sueños… —la frase no tiene intención de conquista, es verdad; tal vez nota mi seriedad y por eso permanece a la expectativa—. Declamas increíblemente —completo—. Estoy escribiendo un diario para ti. Quiero ser tu amigo.
—¿Por qué no te sientas?
Lo hago y las palabras siguientes salen de mi boca sin haber pasado el registro de razonamiento habitual.
—Eres una muchacha muy especial y me gustaría conocerte.
—Vaya que bienes agresivamente decidido.
Muevo la cabeza avergonzado. Eso fue un error. Tengo que ser más sutil y seguir un riguroso orden antes de exteriorizar mis pensamientos.
—¿Por qué no empezamos por presentarnos? —sugiere—. Mi nombre es…
—Sheccid —la interrumpo.
—Che… ¿qué?
—Mi abuelo es escritor. Lo admiro mucho. Cuando yo era niño me sentaba en sus piernas y me contaba cuentos. Él me platicó la historia de una princesa árabe extremadamente hermosa llamada Sheccid. Un prisionero se enamoró de ella y, motivado por la fuerza de ese amor, escapó de la cárcel y comenzó a superarse hasta que logró trabajar en el palacio como consejero del rey; pero nunca le declaró su amor y ella se casó con otro de sus pretendientes.
Me mira unos segundos con sus penetrantes ojos azules.
—Y esa princesa se llama… She… ¿cómo?
—Sheccid.
—¿Así que vas a cambiarme de nombre?
—Sí. Pero no quiero que te cases con otro sin saber que yo existo.
Ríe francamente y mueve la cabeza.
—¿Siempre eres tan imaginativo?
—Sólo cuando me enamoro.
Me doy cuenta de que he pasado nuevamente por alto el control de calidad de mis palabras y me reprocho entre dientes “Qué sea la última vez que dices una tontería”, pero ella no le ha parecido tal, porque sigue riendo.
De pronto se pone de pie con el brazo en alto para llamar a una chica que camina lentamente cuidando de no derramar el contenido de dos vasos de refresco que lleva en las manos.
—¡Ariadne, aquí estoy…! —baja la voz para dirigirse a mí—: Te presentaré a una amiga, que fue a la cooperativa a traer algo de comer.
Al instante siento un agresivo choque de angustia y miedo. La pecosa llega hasta nosotros. Bajo la cabeza pero me reconoce.
—¡Hey! —grita histérica—. ¿Pero qué haces con este sujeto…?
Mi princesa se pone de pie asustada.
—¿Qué te pasa, Ariadne? ¡Estás temblando! Vas a tirar los refrescos.
—¡Es que no comprendes! —me observa con los ojos desorbitados—. ¡Dios mío! ¡No sabes quién es él!
—Acabo de conocerlo, ¿Pero por qué…?
—¡Es el joven del automóvil rojo de quien te hablé!
—¿El de…?
—¡Por favor! ¿Ya se te olvido? ¡El de las revistas pornográficas! A él y a otro de esta escuela les abrí la puerta creyendo que el tipo que manejaba los tenía atrapados, pero me equivoqué. Corrieron detrás de mí para obligarme a subir con ellos.
—¿A… él…?
—Sí.
—¡Increíble…! —murmura evidentemente decepcionada—. ¿Con que me viste declamar en sueños y vas a ponerme el nombre de una princesa que inventó tu abuelo? —da dos pasos hacia atrás y se dirige a su amiga para concluir—: ¡Pero qué te parece el cinismo de este idiota!
No puedo hablar. Las miro estupefacto. No vuelven la cabeza. Simplemente se alejan.

3

FESTIVAL DE FIN DE CURSO

CCS: Martes, 25 de junio.
Mi amigo Mario ha desaparecido.
Tuve que hablar por teléfono con su madre viuda para darle las señas del coche deportivo en el que lo vi por última vez. No quise entrar en detalles con respecto a los ofrecimientos del conductor, pero la señora se presentó en mi casa para averiguar más. Mamá me ayudo a explicarle todo. La pobre mujer soltó a llora de forma lastimosa. Nos confesó que Mario era un hijo rebelde, que no la obedecía. No sabía cómo orientarlo. Me partió el alma verla en ese estado. Pensé en el terrible daño que los jóvenes causamos en ocasiones a nuestros padres sin darnos cuenta.
Por otro lado, yo también estoy confundido. El choque de saberme rechazado injustamente por aquella chica me ha producido una terrible depresión. Durante más de tres meses no he hablado con casi nadie. Sé que está mal, pero me he hecho de amigos inanimados a quienes trato como personas: el microscopio profesional usado que mi padre compró en la subasta para el mejoramiento de la escuela; lo llamo Fred y me paso horas haciendo descubrimientos con él. También me he reconciliado con mi bicicleta y he comenzado a entrenar con tesón para las competencias dominicales. Por las noches leo poemas y los memorizo con la secreta intención de declamar algún día frente a toda la escuela. Finalmente desmenuzo los libros que mi madre me recomendó.
Me pregunto una y otra vez por qué la muchacha fue tan dura conmigo, por qué no me permitió exponerle mi punto de vista.
El deporte favorito de la gente es juzgar y condenar con un mínimo de datos.
Leí en uno de los libros que cierto pueblo de Europa, a fines del siglo XIX, llegó a vivir una hermosa mujer viuda, madre de tres hijos. A las pocas semanas todo el vecindario hablaba mal de ella. Decían que era perezosa, que estaba casi siempre acostada y que recibía las lujuriosas visitas de tres hombres; para no ser sorprendida en prácticas promiscuas, mandaba a sus hijos a la calle y éstos se veían obligados a comer con los vecinos… Un día la llevaron al hospital y al fin se supo la verdad: tenía una enfermedad incurable, no podía moverse mucho, los dolores eran tan atroces que prefería dejar salir a sus hijos para que no la vieran sufrir; la visitaban su médico, su abogado y su hermano. Era una buena mujer, condenada por las suposiciones, difamada, rechazada injustamente.
¡Cuánta gente es víctima de los dedos acusadores!
Pienso en Mario y recuerdo que varias veces le escuché hablar mal de su madre. ¡Cómo me gustaría que supiera la forma en que la ha hecho sufrir! Los hijos juzgamos a nuestros padres por sus errores, sin haber crecido donde ellos crecieron, con las carencias que ellos tuvieron, con el trato que recibieron, con sus presiones económicas, sus problemas, sus preocupaciones, sin la menor idea delo que significa vivir en sus zapatos.

Festival de fin de curso.
Padres de familia, maestros y estudiantes se dan cita en la plaza cívica del colegio para presenciar la celebración.
Repaso el poema con verdadera zozobra. Estoy muy nervioso. Veo la magnitud del público y siento deseos de huir. Respiro profundamente luchando contra el pánico escénico.
Faltan escasos diez minutos para que comience el espectáculo.
Veo a lo lejos a mi princesa acompañada de un grupo de amigos. Bajo del estrado y me dirijo hacia ella.
—¡Sheccid, espera!
Gira la cabeza al reconocer el nombre.
—Quiero decirte algo —profiero sofocado al alcanzarla.
—Déjame en paz…
Un muchacho alto y robusto se adelanta dos pasos y se planta a su lado.
—No sé lo que te habrán dicho de mí —insisto—, pero te mintieron.
—Sólo desaparécete de mi vista.
—Dentro de unos minutos voy a… voy a recitar un poema para ti.
—No me interesa —y se da la vuelta para alejarse.
—¡Un momento! —le grito repentinamente fuera de mí—. ¿No me oyes? ¿Por qué me tratas así? Ni siquiera sabes lo que realmente ocurrió ese día.
La chica, ya de espaldas, se detiene un instante al escuchar mi violento reclamo, pero finalmente decide ignorarme y continúa caminando. Sus acompañantes la siguen. Sólo el tipo corpulento, de cabello rubio recortado como militar y una portentosa nariz aguileña, permanece frente a mí.
—Me han dicho que has estado molestándola y supongo que eres una persona inteligente.
—Supongo que tú también lo eres —contesto furioso.
—Entonces podemos hablar como la gente. Yo no sé cuáles sean tus intenciones, sólo sé que no quiero que le hables… ¿de acuerdo? A pocos he tenido que repetirles eso más de una vez y créeme que esos pocos lo han lamentado mucho.
—¿Ah, sí? ¿Y tú crees que no tengo manos para defenderme? —exploto—. ¿Quién te crees? ¿En qué época crees que vives? ¡Yo me acercaré a quien me dé la gana!
Me sujeta con fuerza del suéter. Lo empujo de inmediato.
—Estas advertido —susurra.
—¡Púdrete!
El guardaespaldas se retira. Tiemblo de rabia. Repentinamente percato de que he perdido todo el ánimo, toda la energía, todo el deseo de declamar en el festival, aunque me aya preparado durante tres meses para ello.
Un alumno hábil con el micrófono hace la introducción al frente. Profesores e invitados toman su lugar entre los espectadores y el silencio comienza a hacerse notar pausadamente. Voy a la parte trasera del escenario. No sé cómo ni cuándo son representados los primeros siete números del programa; mi mente es incapaz de concentrarse. El maestro de ceremonias anuncia mi nombre y el título del poema que declamaré. Tardo varios segundos en reaccionar. Me pongo de pie con un insólito mareo. Camino hacia el micrófono sintiendo la llama abrasadora de cientos de miradas. Dudo mucho en poder llevar a cabo la representación. Cuando llego al escenario echo un vistazo a mi alrededor y me percato de la gran cantidad de gente, de lo verdaderamente enorme que es la escuela, del desmesurado grupo de alumnos, padres y maestros que aguardan. Al nombrar el título de la poesía me doy cuenta de que mi voz tiembla al igual que mis manos y rodillas. Los ojos del público me están dominando, venciendo, aniquilando. Eso no puede ocurrir; cuando oí declamar a Sheccid fue ella quien dominó al público y éste se conmovió y se arrebató en aplausos. Tengo que controlarme porque, además, ella debe de estar observándome en algún lugar de esa monstruosa multitud.
Comienzo a hablar sin un ápice de fuerza:
—Con que entonces adiós. ¿No olvidas nada? Bueno, vete. Podemos despedirnos. Ya no tenemos nada que decirnos. Te dejo, Puedes irte. Aunque no, espera. Espera todavía que pare de llover —el poema de Paul Geraldy salta de un lugar a otro en mi mente, adelantándose, deteniéndose, volviendo a comenzar—. Un abrigo de invierno es lo que habría que ponerte. ¿De modo que te he devuelto todo? ¿No tengo tuyo nada? Has tomado tus cartas, tu retrato y bien, mírame ahora.
De pronto me quedo callado perfectamente amedrentado frente al micrófono, sin saber cómo continuar, qué decir, cómo disculparme, cómo atenuar el ridículo que inesperadamente me percato que hago.
La falta de concentración incrementa mi terror, pero en realidad no es eso lo que me ha hecho olvidar repentinamente el parlamento. Es Sheccid, es haberla descubierto sentada en la primera fila a uno o dos metros de distancia, escuchando atentamente; pero tampoco es ella, es su acompañante de nariz aguileña y casquete corto, quien le rodea por la espalda con un cariñoso abrazo.
Alguien comienza a aplaudir y el resto de los estudiantes imita el gesto para salvarme de la penosa escena.
Me retiro con rapidez y camino directamente a los sanitarios queriendo desaparecer, deseando gritar, blasfemar, llorar. Me encierro en un inodoro y no puedo evitar que algunas lágrimas de rabia se me escapen. El intento de galanteo regresa a mi mente como un fantasma de reproche: “Dentro de unos minutos voy a recitar un poema… para ti…” Imagino cómo se estarán riendo Sheccid y su enamorado cara de ganso.
Cuando salgo de los baños, me encuentro de frente con mi maestra de lengua y literatura.
—Quiero hablar contigo.
Bajo la vista. Asiento y me dejo tomar del brazo por la joven profesora, quien me conduce al edificio administrativo.
En la explanada principal se escucha la representación de un baile folclórico. Llegamos a la oficina de asesorías.
—Toma asiento.
Me dejo caer en la silla.
—Nunca me dijiste que querías declamar. Ignoro qué te motivó a hacer este primer intento, pero considero importante que trabajemos juntos para que lo intentes de nuevo en otra ocasión.
—No se burle de mí, maestra.
—¡De ninguna manera! Puedes llegar a ser un gran declamador.
—Por favor… No me haga sentir peor. Soy un tonto. No sirvo para nada…
—¡Eso es precisamente lo que no quiero que digas! Por eso me levanté de inmediato para ir en tu busca. Debes volver a intentarlo. Escúchame, alza la cara. Los seres humanos somos lo que creemos ser y nuestras “etiquetas” se forman con las últimas experiencias con que nos quedamos.
—¿Qué?
—Cuando el conductor de un automóvil sufre un accidente grave, su primera reacción es el miedo y el rechazo a volver a manejar. Si se queda con esa última experiencia, jamás podrá conducir un coche nuevamente, pero si hace un esfuerzo y comienza poco a poco a superar el trauma, al cabo de un tiempo recuperará su seguridad y manejará mejor aún que antes del accidente. ¿Me comprendes? Quien se cae de la bicicleta y se lastima terriblemente ya no querrá volver a pedalear y si sus amigos le consienten su deserción quedará marcado para siempre con una fobia. Todos los “no puedo” tiene el mismo origen: un fracaso no superado, una caída tras la que no se realizó otro intento, un error que se fijó como la última experiencia. Tienes apenas quince años y si no vuelves a tomar el micrófono pronto cumplirás los treinta con pánico a hablar en público.
He levantado la cara sin darme cuenta.
—Si vuelvo a intentarlo, todos se reirán de mí. Los mismos profesores me recomendarán que me dedique a otra cosa.
—Eso trato de decirte. Estoy cansada de ver cómo alumnos, maestros y padres de familia inhiben a los jóvenes que fallan en algo, diciéndoles que no vale la pena intentarlo de nuevo. Es absurdo. Es Criminal… ¡Entiende! Los resultados que obtenemos en un deporte, en el estudio de determinada materia, en oratoria, en debates y hasta en relaciones humanas y amorosas están determinados por nuestras últimas experiencias. El que sufrió un revés, cree erróneamente que siempre será así y mantiene esa etiqueta. Es una ley de psicología: toda información nueva, al penetrar en la mente, tiende a sustituir la información antigua relacionada con el mismo tema. Así, la clave para ser diestro en algo no es sólo practicar cuando sale bien sino intentarlo una y otra vez cuando sale mal… Un hombre vale no por los triunfos que ha acumulado sino por las veces que se ha levantado de sus fracasos.
No alcanzo a comprender toda la fuerza y profundidad de esas palabras, pero sin saber exactamente el porqué me siento menos desdichado. La maestra me hace prometer que seguiré preparándome para declamar en una futura oportunidad y salgo de su oficina con la extraña sensación de haber sido rescatado cuando iba cayendo ya por un precipicio sin retorno.
“Los resultados que tenemos, incluso en relaciones humanas y amorosas, están determinados por nuestras últimas experiencias. El que sufrió un revés, cree erróneamente que siempre será así.”
Recuerdo un poema de Pedro B. Palacios, estudiado en días anteriores, y lo digo entre dientes mientras me dirijo a la salida del colegio:

No te des por vencido ni aun vencido.
No te sientas esclavo siendo esclavo.
Trémulo de pavor piénsate bravo.
y arremete feroz si estás herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo,
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Sé como el fuerte, que al penar no gime o llora.1
Si caes vuelve a intentarlo, lucha y reza.2
¡Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo tu cabeza!

El festival toca a su fin. Los chicos comienzan a desalojar el patio. Me mezclo entre la multitud y recibo repentinamente una fuerte palmada en la espalda.
—Te fue fatal, ¿verdad, enano?
Sabino, uno de los dirigentes de desmanes, me sonríe con sorna.
—Sí —contesto—, pero la próxima vez me irá mejor.
—¿Piensas volver a recitar? ¡Estas loco!
Todos ríen y continúan su camino. Siempre se han burlado de mí, me han puesto apodos, me han llamado cobarde por no querer participar en sus bromas, pero eso tiene que acabarse ya.
—¡Espérenme! —grito llamando a mis colegas—. ¿Adónde van?
—Hoy traigo el coche de mi papá —comenta uno del grupo—, vamos a dar una vuelta, no me digas que quieres venir con nosotros.
—Claro.
Los cinco jóvenes corren al estacionamiento. Dudo un instante, pero me uno a ellos y nadie me rechaza.
Apenas nos hemos acomodado en el coche negro, el conductor acelera al máximo. Las llantas rechinan escandalosamente al patinar en una curva. Los tripulantes ríen, unos de miedo y otros porque les parece muy cómico que, a pesar de la forma en que acabamos de tomar la curva, el cacharro no se haya volcado matándonos a todos. Yo estoy tenso y callada. Uno de mis compañeros habla de cómo ha hurtado ciertas cosas y repentinamente todos comienzan a arrebatarse la palabra para relatar aventuras de robos y engaños.
En eso distinguimos a un grupo de jovencitas caminando en sentido contrario a nosotros. Me agacho de inmediato al reconocer entre ellas a Ariadne y a Sheccid. Al pasar frente a las chicas el chofer toca el claxon, que emite un sonido afónico y les grita lo “buenas” que están. Todos lo imitan. Sabino le pide al conductor que regrese inmediatamente.
—¿De veras?
—¡Claro! Y pasa cerca de ellas, por favor.
—¡Así se habla! —gritan los demás.
Mis compañeros se han alterado mucho, como si estuviesen a punto de realizar alguna de sus travesuras más atrevidas.
El cacharro humeante da vuelta en U y acelera para llegar hasta las chicas, quienes no se percatan de que el auto se acerca por detrás. Mi princesa camina por la calle puesto que la banqueta es demasiado angosta, así que el conductor aproxima el coche lo suficiente y disminuye la velocidad mientras Sabino saca medio cuerpo por la ventanilla. Cuando el auto las alcanza, Sabino lanza un frenético alarido que hace brincar a las chicas y con la mano derecha bien abierta planta una formidable nalgada a Sheccid, quien, aterrada, arroja al aire sus cosas gritando. El auto acelera de inmediato y las carcajadas de mis compañeros se escuchan hasta el exterior. Yo me encuentro hundido en el asiento. No puedo creerlo. Me siento azarado, colérico, como puede sentirse alguien que acaba de presenciar la forma en que unos cretinos ociosos han agredido olímpicamente a una persona muy querida.
Todos ríen más nerviosa que jubilosamente.
—¡Fantástico!
—¿Qué le pasa al poeta frustrado?
—¿Te asustaste, ratón? No seas ridículo. Da la vuelta a la cuadra y repitamos la maniobra —propone Sabino—. Esa tipa está buenísima.
—Es peligroso —comenta el chofer—, mejor busquemos otras.
—No pasa nada. Te digo que quiero repetir con las mismas.
No puedo soportarlo más. Me yergo encolerizado y levanto la voz casi fuera de mí.
—Déjenme bajar.
Se hace un silencio cortante en el interior del auto.
Al instante el conductor disminuye la velocidad.
—¡Que se baje! opina uno.
—Que se tire por la ventana, el idiota —sugiere otro.
El coche termina de dar la vuelta a la cuadra y el grupo de chicas vuelve a aparecer al fondo de la calle.
—¿Qué hago? —pregunta el conductor.
—Déjalo bajar —autoriza Sabino.
El auto se detiene por completo. Abro la portezuela trasera, pero apenas saco una pierna, el chofer acelera arrancando a toda velocidad. Como tengo la mitad del cuerpo fuera, el movimiento me despide del vehículo. Ruedo por la acera y termino colisionando mi cabeza con un poste de concreto. Me desvanezco.
Las jóvenes escuchan el rechinar de las llantas y voltean para alcanzar a ver buena parte de la escena.
Las muchachas conversan cerca de mí. Dicen que soy un degenerado, que deben acusarme para prevenir a otras chicas de posibles ataques. Alguien menciona que no se explica por qué me han arrojado del auto. No escucho la voz de Sheccid. Más tarde me enteraré de que es precisamente ella quien, sin opinar, ha corrido al teléfono de la esquina para pedir una ambulancia.
Cuando vuelvo plenamente en mí, las chicas ya no están.
Dos paramédicos me atienden.

4

GRUPO EXPERIMENTAL

CCS: Lunes, 5 de agosto.
Mis padres me preguntaron alarmados que me había pasado en la cabeza. No les mentí, pero tampoco les dije toda la verdad.
Han comenzado las vacaciones de verano. He pensado mucho en Sabino y sus compinches, en sus charlas jactanciosas sobre quién era le más deshonesto, en lo que le hicieron a Sheccid…
He subrayado y resumido las obras de muchos especialistas de la conducta humana. Copio a continuación algunas de las conclusiones a las que llegué basándome en diversas premisas que convergen, todas ellas, en que los males que aquejan a individuos, familias y naciones proceden de uno solo: La Corrupción.
Temas de moda como la inflación, el producto interno bruto, los aranceles, la democracia y los planes económicos son a veces demagogia inútil que sirve únicamente para distraernos del verdadero fondo de las cosas: Podredumbre oculta. Desde los narcopolíticos y sus cómplices, pasando por los gobernantes que se enriquecen sangrando al pueblo, la gente que vota por ellos sólo porque le reportará dinero o influencias, hasta llegar a los empresarios que evaden impuestos, que acumulan riqueza con negocios sucios, que explotan a sus trabajadores, a los empleados que roban, que trabajan lo menos que pueden para reventar al patrón, a los estudiantes que compran una calificación o un certificado.
Existe incluso una filosofía de inmoralidad que se enseña de generación en generación:

“Transa y avanza”: Progresa siendo deshonesto.
“Al que parte y reparte le toca la mejor parte”: Cuando te toque distribuir, aprovéchate y despoja a los demás.
“Tonto es el que presta un libro y más tonto el que lo regresa”: No confíes en nadie, ¡pero si alguien confía en ti, fastídialo!
“Ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón”: Sólo piensa que al que le robaste es ladrón y tu acción se disculpa.
“El fin justifica los medios”: Puedes matar, robar o traficar droga si distribuyes las ganancias entre tus pobres familiares.
“Este es el año de Hidalgo, cobarde es el que no se lleve algo”: Tenemos la oportunidad de robar, que nadie se quede atrás.

Leí sobre un dirigente religioso hindú que tenía en su casa una habitación privada donde hacía cuanto le venía en gana; ahí comía carne, bebía licor, veía pornografía, pero al salir practicaba sus tradiciones ortodoxas y era, a la vista de todos, mesurado y recto. ¡Basura, porquería! Es el mismo caso del muchacho que tiene varias novias, promete a todas amor eterno y se ríe de ellas por lo crédulas que son, o el marido que se despide de su esposa con un beso y un “te amo” para subirse al coche, silbar a las mujeres e ir a buscar aventuras fáciles.
Muchos individuos nefastos tienen, como el hindú del cuarto secreto, una religión pública, hacen oraciones y rezos en frente de los demás, van a sus ceremonias religiosas ostentando devoción, se golpean el pecho, cargan consigo sus textos venerables y no pierden oportunidad para asegurarle a otros que se irán al infierno, pero en realidad son comediantes, payasos, exhibicionistas que no viven una fe intrínseca y mucho menos una verdadera relación personal con Dios; nunca oran en privado, en la soledad de su habitación, de rodillas frente al señor. Son Legalistas superficiales, cascarones huecos…
El director de una empresa que se vio precisado a despedir a 20% de sus empleados confesó que al momento de determinar de qué personas podían prescindir consideró factores como el carácter, la productividad y la puntualidad, pero sobre todo, lo más importante, ponderó la honestidad. Todo es reemplazable, comentó, menos la integridad. Ya no existen personas celosas de los principios éticos y en la actualidad ésa es la cualidad más valiosa.
En Hamlet, William Shakespeare afirma: “Si eres veraz contigo mismo, se seguirá como el día a la noche que no podrás ser falso con nadie más”, pues la mayoría de la gente es bella por fuera pero traicionera y vil por dentro.
Uno de los escritores que consulté asegura que tanta mentira, abuso sexual y promiscuidad está atrayendo “Destrucción Natural”, pues si Dios permaneciera de manos cruzadas ante todas las cosas que están sucediendo en la actualidad, como el uso legal de drogas, el matrimonio de homosexuales, los abortos masivos e indiscriminados, la utilización de la mujer como animal sexual, la pornografía infantil, las películas obscenas a la venta en dad esquina, los juguetes eróticos, el intercambio de parejas, las orgías, etcétera, entonces tendría que pedir perdón a Sodoma y Gomorra.
Leí la triste historia de un médico cirujano cuya esposa contrajo SIDA. Ella aseguraba no haber mantenido relaciones sexuales con nadie más que con su esposo ni recibido ninguna transfusión de sangre. El hombre estaba deshecho moralmente, acabado y confundido. Cuando se hizo las pruebas, descubrió que él era portador del virus. Desesperado confesó: “¡Una sola vez fui infiel a mi esposa, con una modelo en un congreso de medicina!” Preso de ira, viajó para reclamarle a su amante que le hubiera contagiado, pero cuál no sería su sorpresa cuando al llamar en el departamento le abrió la puerta una mujer moribunda en las etapas terminales del SIDA. No puedo decirle nada y se fue… El prominente doctor tuvo que enterrar a su esposa y explicarle a sus tres hijos lo que había pasado. Entendió muy tarde que estamos en otra época: la época de la renovación de los valores.
Antes los adultos decían “cuiden a sus gallinas que mi gallo anda suelto”, se admitían con cierta liberalidad las familias paralelas y las aventuras de fin de semana. Los propios padres llevaban a sus hijos a “inaugurarse” con prostitutas. La corrupción y el engaño eran tolerables. Ahora constituyen una muerte segura. Es el proceso de Selección Natural. Estamos en otra época. No sobrevivirá quien no lo entienda de una vez por todas y para siempre.
Pero aún no es tarde. La mayoría de los seres humanos estamos a tiempo de rectificar. Existe una esperanza, una luz en el camino. El único precio a pagar es el de aceptar hacer las cosas de otra forma: SER ÍNTEGRO, LEAL, ÉTICO HONESTO.
Este verano he leído mucho y he experimentado un gran crecimiento interno. Han sido unas vacaciones muy solitarias pero constructivas. He estado practicando la declamación para no quedarme con la “ultima experiencia negativa”, y volver a tomar el micrófono en cuanto pueda.
Debo hallar en mi vida más señales de grandeza.
“¡Que muerda y vocifere vengadora, ya rodando en el polvo tu cabeza…!”

Inicio del nuevo ciclo escolar. Primer día de clases. La maestra Arelí me manda a llamar. Acudo a un salón donde se encuentran varios estudiantes de diferentes grupos.
—Bien —comienza la joven profesora al verme llegar—, ya estamos todos. La mayoría de ustedes no se conoce entre sí y muchos se estarán preguntando por qué han sido apartados… —silencio. Todos la miran—. La Dirección me ha asignado como coordinadora especial de este experimento. Sí. Han oído bien. De los doscientos cincuenta alumnos que pasaron al último grado se han seleccionado veinte. Yo sugerí que ustedes debían conformar un nuevo grupo. Hubo mucha oposición en el Consejo Directivo, pero tengo algunas teorías y estoy dispuesto a jugarme el puesto por demostrarlas —la expectación es cada vez más grande. ¿A qué teorías puede referirse? —. Algunos dicen que separar a los mejores estudiantes perjudicará a los demás; otros aseguran que se formará un conjunto de egoístas presumidos, pero yo creo que los veinte aquí presentes tienen no sólo un mayor nivel académico, sino también una madurez superior y pueden, por tanto, formar un equipo de trabajo con desempeños extraordinarios —las cabezas de todos comienzan a girar para conocerse—. Ahora escuchen bien. No me gusta, pero es verdad: a partir de hoy, tendrán que acostumbrarse a muchas presiones. Los profesores en desacuerdo con el proyecto intentarán demostrar que nada bueno puede salir de él. Para empezar, el subdirector (uno de los inconformes) me avisó hace unos minutos que el festival cívico de hoy deberá ser dirigido totalmente por ustedes. No tenemos tiempo para ensayar nada, apenas media hora en la que debemos organizar una escolta y por lo menos cinco números artísticos.
En el silencio del lugar se perciben ya vibraciones de nerviosismo y reto.
Permanezco quieto con las manos heladas mirando a mi alrededor.
¡Es muy pronto para volver a intentar declamar! ¿Qué dirá mi maestra si fracaso otra vez? ¿Qué siga intentándolo? Pero ahora su propio puesto está en juego…
Una joven alta y desenvuelta asume espontáneamente el papel de líder y comienza con cuaderno y pluma en la mano a anotar a los voluntarios: ése quiere leer las efemérides, éste sabe un pequeño discurso sobre ecología, aquélla desea hablar sobre la higiene y aquel otro puede brincar en un pie rascándose al mismo tiempo la nariz. La moderadora apenas se da abasto anotando.
Mi corazón parece a punto de explotar y la presión me ha templado las mejillas; ¡sé que puedo recitar!, he ensayado mucho después del fracaso. Siento ira por no atreverme. ¿Así que también yo soy más apariencia que esencia? ¿Otro deshonesto que lee sobre ética y perseverancia pero sólo es un cobarde? ¡Eso nunca!
Justo cuando han seleccionado, entre todas las propuestas, los seis números que integrarán la mejor ceremonia del año, la maestra toma la palabra.
—Realmente me da gusto que hayan reaccionado así, aunque les confieso que no esperaba menos…
Decido al fin y, sin pensarlo más, me pongo de pie.
—¡Yo quiero declamar también! —guardo silencio de inmediato. Por un momento creo que la voz surgió de otra persona, pero soy yo quien está de pie; miro a mi alrededor, los nuevos compañeros me contemplan desconcertados pues pareciera que esperé hasta ese momento para llamar la atención.
—De acuerdo —comenta la maestra—, cerrarás con broche de oro —y agrega como disculpándome con los demás—: Este número es muy importante…
Algunos me miran de reojo y preguntan por lo bajo: “¿Es muy importante…?”
Todos esperan que lo sea y yo sé que lo es.

Como si estuviese a punto de la largada en una competencia de ciclismo, respiro hondo e intento relajarme mientras espero mi turno al micrófono. Estoy inquieto pero no angustiado como la vez anterior. Tengo el presentimiento de que ahora las cosas serán diferentes. Cuando se escucha mi nombre, Beatriz, la líder espontánea del grupo me indica el sitio tomándome del brazo y susurrándome al oído:
—Las cosas no van bien. Están aburridos. Haz tu mejor esfuerzo. Ahora todo depende de ti.
Es la hora de entrar en acción. Asiento abriendo y cerrando las manos, mirando la impresionante magnitud de mi público. Camino despacio y me paro al frente. El silencio es total.
—Dedico este poema de Rafael de León —comienzo con voz firme y pausada—, a una amiga llamada Sheccid.
No se despierta el mínimo comentario: inhalo y comienzo:
—Me lo contaron ayer, las lenguas de doble filo, que te casaste hace un mes y me quedé tan tranquilo…
Todo está bajo control. Sé dónde estoy y sé lo que hago; descubro en cada palabra que el primer secreto del buen orador es saber con exactitud lo que tiene que decir y después decirlo con emoción. Esta vez conozco el poema y poco a poco me voy haciendo parte del argumento que cobra cada vez más fuerza envolviéndome; me emociono tanto que manoteo y grito con verdadero furor:
—¡Que si al pie de los altares mi nombre se te borró, por la gloria de mi madre que no te guardo rencor! ¡Porque sin ser tu marido ni tu novio ni tu amante, soy el que más te ha querido, con eso tengo bastante! Mas como es rico tu dueño, te vendo esta profecía: Tú cada noche en tus sueños soñarás que me querías y recordarás la tarde que tu boca me besó. Y te llamarás “cobarde”, como te lo llamo yo. Pensarás: no es cierto nada, y sé que lo estoy soñando; pero allá en la madrugada te despertarás llorando por el que no es tu marido ni tu novio ni tu amante, sino el que más te ha querido, ¡con eso tengo bastante!
El poema deja en el aire el efecto de un sentimiento intenso, casi con vida propia. El silencio se alarga un poco más, mientras los oyentes acaban de entender el fondo de la conmovedora historia.
Doy las gracias y me retiro lentamente. Entonces viene una ovación que se prolonga más tiempo del acostumbrado.
No puedo creerlo. Estoy asustado. ¡Las cosas han salido bien por primera vez! Me pregunto si no estaré soñando.
Camino saludando a desconocidos que se aproximan a felicitarme. Busco a mi profesora de lengua. Necesito verla, agradecerle, decirle que el mérito es de ella, que estoy impresionado por la forma en que funcionan “sus teorías”. Cruzo el alborotado patio entre chicas que pasan a mi lado deshaciéndose en sonrisas.
Dos muchachas enormes de cabello negro se acercan a mí.
—Hermoso —escandaliza una—, ¡declamaste increíble!
—¿Lo harás en privado para nosotras? —dice la otra abrazándome por la espalda.
Me pongo un poco tenso. Las coquetas son al menos treinta centímetros más altas que yo.
—Me llamo Frida. ¿Te casarías conmigo? —ambas sueltan una sonora carcajada.
—Pero qué descaro Frida —protesta la compañera—. Si yo lo vi primero.
—Pues que se case con las dos entonces. Una noche te atiende a ti y la otra a mí. Recitándonos poemas, por supuesto.
Las bulliciosas risas ocasionan que todos los caminantes volteen a vernos. ¿Qué está pasando? No lo entiendo.
La profesora Arelí aparece por un costado y me escabullo para reunirme con ella. Me dicen adiós lanzando besos con la mano. Contesto haciendo lo mismo. La profesora no puede evitar una enorme sonrisa.
Todos mis nuevos compañeros se encuentran ya en el salón cuando llegamos. Algunos me rodean preguntándome cómo aprendí a declamar así. La maestra Arelí pide silencio y todos nos acomodamos en nuestros lugares de inmediato. Luego plantea mi caso. Comenta la forma en que fracasé la primera vez que intenté declamar y, por ser un ejemplo de tenacidad y valor, sugiere que todos me brinden un fuerte aplauso.
Mis compañeros obedecen al instante. No detecto que ninguno se muestre molesto. Me pongo de pie.
—La profesora —comienzo a hablar haciendo que los aplausos cesen—, me enseñó que un hombre vale no por los triunfos que haya acumulado sino por las veces que se ha levantado de sus fracasos. Yo… estaba derrotado cuando me dijo eso. Quiero darle las gracias porque si no me hubiese tendido la mano seguiría en el suelo… También deseo agradecerle por haber formado este grupo. Nunca había tenido compañeros así. El aplauso es para ella.
La maestra me mira y con los ojos le digo que la adoro. Salgo del colegio feliz.
Por desgracia, la alegría no me dura mucho tiempo.
El recuerdo de Mario regresa de inmediato a mi mente, al descubrir a varios muchachos que se aglomeran junto a un moderno automóvil rojo estacionado en el recodo de la calle, junto a la puerta de la escuela.

… Hasta Ahora solo llevo hasta este capitulo, Pronto subire los que quedan, cuando tenga mas tiempo, Saludos, y, esta historia continuara…

133 comentarios to “La fuerza de Sheccid”


  1. este esfuerzo me parece muy bien ya que abemos algunos que en la escuela nos dejan bastante tarea y todavia como si no fuera suficiente nos ponen a leer lo peor es cuando no tienes tiempo o tienes cosas mas interesantes que acer es entoncs cuando esta tipo de trabajos que ya estan echos te ayudan bastsnte………….GRACIAS A LOS QUE SE PONEN A ACER ESTO Y ENBUEN SON GRACIAS A QUIEN INVENTO EL INTERNETporque sin el unos cuantos ya estariamos fritos………..bye

  2. BANILAES Says:

    LA NETA SE ME HACE UN BUENISISISMO LIBRO ASTA AHORA SON YA 3 VECES QE LO LEO 1 Y 2 VECES SEGUIDAS SE ME HACEN MUY BUENO QE ASTA ME EESTOY ANIMANDO A COMPRAR Y COMPRAR MAS LIBROS DE CARLOS CUAUHTEMOC SANCHEZ ES LO MEJOR
    ES MI AUTOR FAVORITO

    CHAO CUIDENSE Y QE DIOS LOS VENDIGA CHAO

  3. jovan hilario jimenez hervert Says:

    esta buenisimo el libro en serio lo recomiendo

  4. ying kie Says:

    pero igual esta buena la ayuda que nos brindan gracias

  5. paola moras Says:

    me parecio algo interesante y fascinante cuando uno se lee solo una pagina uno quiere leer mas mas y mas se quiere devorar el libro.

  6. paola moras Says:

    por favor nunca dejen una historia a medias ahora no se como terminarlad de leer

  7. domkman Says:

    Oye termina la historia por favor

  8. karen nathalia cardona Says:

    hola carlos todos tus libros y unque se que todos los mensajes no los lees te digo que han sido un gran motivom de inspirasion y me han ayudado a salir de problemas solo hay que cambiar la actitud

    perdon si no me presento mi nombre es karen y soy colombiana tengo 14 años y 4 de ellos lo he dedicado a leer tus libros me facinan si puedes contestarme te lo agradesere

  9. daniela cabañas lopez Says:

    hola
    mi nombre es daniela sabes me encantan tus libros en especial el de los ojos de mi princesa fue un buen regalo de mi novio,me motivo y me sirvio mucho.tengo 20 y espero llegar a acompletar la colecion de todos tus libros no voy a descansar hasta lograrlo.

    espero q algun dia puedas responder a este mensaje y de antemando te doy las gracias.mi correo s este blue_17dny@hotmail.com escribeme xfis.

  10. Angel Emmanuel Says:

    Hola..

    Oye gracias por subir este exelente libro espero ke sigas con los demas capitulos los espero kon ansia…

    Gracias

  11. jussef Says:

    hola amix la verdad es ke estas novelas para mi son los maximo ke hombre por dios carlos eres un hombre fasinante ………….esta novela me parece la mejor ke puede exitir gracias por lo valores y y por hacernos sentir la maravilla ke es la vida de veras muchas gracias…mi correo es jussef_319 @hotmail.com tengo 21 años chausito

  12. coni Says:

    muy bueno pero faltaron los demas capitulos :/
    ya q uno nececita saber mas no qedarse con la duda :)o no? upcha iwal gracias ayuda demaciado XD

  13. lizett Says:

    hoola… definitivamente este libro me encantaaa¡¡¡ es mi favoritoo¡¡¡¡¡ lo adoro casi me lo se de memoria ijolee¡¡¡ soy una admiradora de carlos cuathemoc sanchez… fui a su conferencia que dio en cancun icreible me encantoo¡¡ muchoo… lo admiro por su manera de pensar y por otras muchas cosas bueno nos vemos.. cuidence un saludoo besos… a carloss ¡¡¡¡ ….aiiosiness

    **tefy**

  14. lorena Says:

    intentare ser breve….. me parecio muy intesante que pasa myu frecuente en nuestra sociedad. sin palabras ok

  15. raul Says:

    kisiera q publicaran ese poema q sale en la obra aquel q termina “aunq toda la vida siga pensando en ti” si kieren un jovne poeta tengo 15 años mi msn es raulito_64@hotm

  16. rafael Gatica romero Says:

    La historia es brllisima solo basta decir que hagan mas como estos libros recomiendo la fuerza de sheccid que es uno de mis libros favoritos

  17. pamela Says:

    Hola:

    Este libro esta muy bien, al menos lo que se muestra aqui, me gustaria terminarlo, ojala y puedan subir rapido los demas capitulos.

    Gracias.

  18. • nato • Says:

    see es un muuy buen libro.
    Peroo.. y los dmas caps.

  19. juus Says:

    u.u este libro lo leii hace lla tiempo como tambien juventud en extasis 1 y 2 en cuentro que son super buenos la enseñansa que dejan el saber como pensar a esta edad es tan complicado el no saber que hacer, decir, etc. para mi encuentro que no se me olvidaran cada ves que se me pesenta un problema lo leo denuevo y siempe encuentro una respuesta a mi problema.

  20. ANNA Says:

    BUENO ESTE LIBRO ME ENCANTO NO PUEDO CREER TODO LO QUE LEI QUE IMAGINACION QUE TODO FUERA UN SUEÑO COMO EL DE EL QUE PUDIERAMOS ASER LO MISMO PERO PUES NO ME ENCANTO ES TAN IMPRESIONANTE ME ENAMORO DEFINITIVAMENTE LOS LIBROS DE EL LOS LEO EN UN DIA ME ENCANTAN PUES SON FASINANTES.

  21. flakita_2706 Says:

    ola ola zuper genial el libro0

  22. lizbeth Says:

    subelo ya lo quiero terminar jajajajajaj
    jajajajajaa
    apurate ok

  23. luis miguel Says:

    yo lei este libro cuando tenia 15 y el libro me encanto tan que tengo todos los libros del autor por que los libro que escribe es en hechos reales y eso es lo que me gusta por que todos tiene que ser asi basarse en echos reales

  24. valeria Says:

    a mi libro, se le cayeron las paginas 45 y 46
    y no se que sucede cuando el va a la casa de sheccid, en la fiesta negra x favor ayudenme!
    xq no me puedo quedar asi.

  25. jadef Says:

    eh leido este libro y sinceramente es muy bueno =) cuauhtemoc es todo un artista con todas sus obras yo comenze con un grito desesperado y luego consegui las demas aparte de solo leer te ayuda mucho a ver la realidad de muchas cosas y te ayuda a prevenirlas y tiene algo que te hace vivir cada letra, cada trama y parrafo =)

  26. veronica Says:

    Pues la mera verdad quisiera que salieran mas volumenes de este libro ya que estan de verdad buenos yo la verdad me encantaron y la mera verdad trae mucho de que y como reflexionar sobre todo lo bueno que trae este libro bueno las dos partes estoy demaciado encantada quisiera que me enviaran a mi correo sobre algo nuevo que tengan de algun libro o x pero mandenmelo gracias

  27. marco Says:

    esta muy bueno el libro la verdad me lo recomendo una novia que quise mucho pero, nunca lo lei solo le menti que lo hice y ahora que he leido una parte me dejo sorprendido espero que suban los demas capitulos un saludo a brissa marisol que fue quien me lo recomendo gracias


  28. q hijodeputa libro mas maluco no me gusto en nada y me toco leerlo por que me obligaron en el coleguio que hp libro mas maluco

  29. adriana collado c. Says:

    es realmente hermoso…este libro me hizo vivir una historia de amor verdadero… de verdad el q no lo ha leido se pierde de mucho…

  30. yelina Says:

    el libro es muy bueno lo recomiendo. a mi me encanto

  31. tania castro Says:

    ese libro es genia!!! y carlos es hermoso..bueno yo no se si fisicament pero sentimental si lo es aunque el final no lo entendi..pero yo tambien lo recomiendo es buenisimo “la fuerza de sheccid” aiii oajala y todos fueran asi como el..! no tiene pelicula??

  32. jhanet quispe Says:

    este libro de la fuerza de sheccid es realmente hermoso a mi me encanta y ademas juan carlos es un papasote lo amo

  33. emma francisca Says:

    pues quiero leer lo que sigue esta muy bueno y muy interesante ya quiero sabes que paso

  34. chuy Says:

    hola el libro esata bastante bueno todos los libris de carlos estan bien padres ademas ablam mucho de nosotros los jovenes


  35. Al final Carlos se da cuenta de que estaba inconciente despues de la pelea callejera, durante muchos dias escrbiendo y su mama le pregunta si esta bien y si recupero la memoria, luego de ahi va a la fiesta y se da cuenta de que su Sheccid se llama Justina y que fuma y bebe alcohol, ademas de ser bailarina, lo que hace que cambie el final que estaba escribiendo (en su libro). Ya que Sheccid no era quien el creia que era, no murio, solo fue el final que creo para recordarla asi.
    FIN :)

    Saludos

  36. caritoo Says:

    oye porfa termina la historia!!!!!!
    graxias..

  37. natalia Says:

    malparidos no ponen lo que uno nesecita PONEN PURAS MARICADAS QUE NO SIRVEN PARA NADA
    PONGAn el analizisssssssssssssss perr4osssssssssssss

  38. kiara Says:

    simplemente agradecer porq este tipo de libros vale tenerla en todas partes es el mejor libro q lei en toda mi vida la primera vez fue a los 15 años y siempre q puedo lo leo y leo y me emosiona tanto como la primera vez q lo lei! espeor sigas subiend los otros capitulos bye mis saludos

  39. harlin Says:

    La fuerza de Sheccid es una novela muy buena de Carlos Cuauhtémoc Sánchez que trata sobre el primer amor de un adolescente, nos cuenta como se va desarrollando el acercamiento del joven a su primer amor y los problemas que pasa debido a eso, es de una lectura rápida ya que es de esos libros que siempre quieres saber que es lo que sigue, ademas tiene un final que en ningun momento nos imaginamos.

    A mi en lo personal me gusto mucho se los recomiendo y si les gusta pueden comprar despues Los ojos de mi princesa(que todavia no tengo el gusto de leer), me parece que es una versión mas completa sobre la fuerza de Sheccid.

  40. sara Says:

    porfaavor termina este libro la vdd esta muy bien!=)

  41. omar Says:

    saludos gracias por rener en cuenta tu xperiencia me sirvio de mucho i un fuerte abraso de parte mia que bonito es me facino quede muy impresionado

  42. chacho Says:

    haga las maricas completas y sino no haga ni mierda maricon

  43. Saryy Says:

    Este libro es de lo Mejor; encerio que lo AMO!
    ya lo lei y lo relei.. lo recomiendo ((YYY’

  44. aleja Says:

    no esta todo el resumen son 19 partes y solo hay sino 4 y las otras donde estan ojala las pusieran todas

  45. ERIKA Says:

    ESTO ES FENOMENAL

  46. ERIKA Says:

    YO QUISIERA QUE POR FAS PUBLICARAN LOS POEMAS RESTANTES

    DE VERDAD SON BIEN INSPIRADORES PARA PERSONAS ENAMORADAS DE LA VIDA COMO YO

  47. Adri Says:

    Me ayudo mucho en mi adolescencia la lectura de esta historia, perdi a alguien importante en mi vida, no le vi mas y para mi siempre vivira en mi vida, sera parte de mi.

  48. ivvonetha Says:

    ola..neña
    oie..porfas..termina..el..libro..
    ami..me..enkanta..ia..lo..eh..leido..antes
    pro..ps..no..lo..tengo.y..ahorita..necesito.
    hacer..un..analisis.y..me..gustaria..k.fuese.de.
    el..

  49. vianey Says:

    HOLA OYE PODRAS TERMINAR EL LIBRO PLISSS ESQUE ESTA BIEN PADRE, GRAXIAS. SALUDOS

  50. elan Says:

    acavo de terminar de leer el libro x 4 ves jajaja me gusta mucho y lso poemas waaaaaaaaaaa super lindismo me gusta me encanta el libro

  51. alejandra Says:

    hola mi nombre es alejandra
    he leido todos sus libros y la verdad
    me han encantado pero el que
    mas me a gustado es los ojos de mi princesa
    muchas gracias por difundirlo
    leanlo se los recomiendo mucho

  52. yaz Says:

    hola
    me encanta este libro, disfruto mucho leerlo

  53. joso Says:

    espero k lo subas pronto porke me kede kn suspenso

  54. ANNE Says:

    HOLA COMO ESTASTAN??? AMI ME ENCANTO ESTE LIBRO, LOS POEMAS QUE SE ENCUENTRAN EN EL SON DE LO MAS LINDOS. QUE PADRE Q ESTES HACIENDO ESTO. SALUDOS HASTA SIEMPRE CHAU.

  55. mariela Says:

    si pues gracias tenia un deber sobre esto haber si alguien m puede recomendar otra obra porq tengo un deber . buscar una obra y escoger de ella un parrafo donde se describa a una cosa.un animal. una persona.
    gracias si halguie m ayuda,

  56. sheccid Says:

    me paresio impresionante por q yo me llamo sheccid

  57. cristian Says:

    me parese muy bien al aver no asptado no por q le esta asiendo mal al niño

  58. Stephanie Says:

    Esta muy bueno, alguien tiene un resumen de cada capítulo? Es para mi tarea por favor ): XD

  59. gustavo Says:

    hola bueno soyd e peru… esta obra a ka en peru se le conoce como los ojos de mi princesa tiene el mismo contenido.. es muy buena … te hace luchar x tus objetivos y no kallar nada pues eso lo q te trata de decir q cuando sientas algo lo explayes sin lastimar a nadies… buenoe so es todo y le doy gracias a una chika xq eia me lo obsequio pero x motivos de la vida se lo devolvi xq terminamos nuestra relacion pero igual me siento agradecido de poner en practika cosas bellas suerte hnos… cuidense y leean mas obras de este autor

  60. gustavo Says:

    asu se llama sheccid entonces tienes nombre de princesa arabe… jejjee:D bueno igual a anda bueno el tema o los temas como sexualidad un tabuu q siempre abra y la inkietud x decir las kosas

  61. Gabriela Says:

    Hola….oye este libro yo lo lei en mi adolecencia ya pasaron 8 años,me gustaria leer todos los capitulos,cuando los subiras?
    Gracias de antemano…

  62. abdiel Says:

    ezz
    ell
    mejor
    liibro
    k e leiddo
    (ii el unikooo jajaja)
    pero
    esta genneall
    amo
    ste librooo….

  63. yessica Says:

    el libro esta muy bueno me gustaria seguin leyendolo

  64. hassbleidy Says:

    me encantan las historias de amor…. y ademas me encanto este libro….okis graxias… los amos..

  65. lily Says:

    aw la vdd es k el libro esta hermozo! yo lo akabo d leer ase unos momentos y realmente no m esperaba ese final, es uno d esos libros k cuando empiezas no puedes dejar d leerlo, asta termine llorando XD
    es muy x muy recomendable…
    ñ.ñ

  66. valeria Says:

    esta novela es una de las mejores gracias Carlos Cuauhtémoc, soy chilena y tus libros entregan Valores y he aprendido muxo gracias a ellos. la fuerza de sheccid e sun libro de relidad donde uno s eda cuenta lo que es uan persona realmente

  67. paty Says:

    woow… con este libro comenso mi amor por la lectura, claro que los mejore libros son de carlos cuahutemok sanchez

  68. geovanna Says:

    me encanto es lo mejor del mundo e leido todos los libros y me facinan me encantan

  69. Daniel Says:

    pucha tengo prueba el martes de este libro y yo pensaba que estaba completo u.u bueno sera….
    ^^

  70. dayis Says:

    k buenisimo ese libro

  71. Vivi Ampuero Says:

    Hola Carlos, t cuento q hace dos años comencé a leer tus libros; empecé con Juventud en éxtasis y me pareció extraordinario la forma en que escribes, es muy pegado a l a verdad, a demás que enseñas principios cristianos. ah, y ya lei “los ojos de mi princesa” está súper… lo recomiendo…

  72. pauh Says:

    qe pereza leerh XD

  73. lisbeth Says:

    carlos cuatemoc sanchez esel mejor escritor de la historia quiero hacerle llegar mis respetos y mi mas ferviente admiracion por todas sus obras literarias. y pedirle por favor que termine este libro gracias. invito a todos lo jovenes a leer sus obras les ayudara mucho como tambien les enseñara

  74. pokastankas Says:

    espero que les guste esta obra melas tienes que leerla de su amigo el pokastankas

  75. juan Says:

    carajo otro dia dejen el resumen pero por capitulos mierdad ahorenme el trabajo okey

  76. marckos cabrera v Says:

    hola que padre libro la verdad tenemos que aprender muchas cisas de el y echarle ganas ya mero lo termino

  77. grethel jessamy aguilar garcia Says:

    es el mejor lib ro ke e eleido0o
    me uviera gustado ke isieran la novela
    esta padre este libro se los recomiendo

  78. miguel angel martinez Says:

    me parecio exelente se destaca en la vida de hoy en los jovenes nos dice en los errores que no debemos cometer en nuesta vida.


  79. suba toda la novela o sino no aga nimierca care culo roscon

  80. lucy Says:

    no me gusto es orrible

  81. yessica Says:

    puttaaa mierdaa suban pj los demas carajoo!!
    pero subiiloos resumidos pj mierda‼ pa q te sea mas facil pelotudo de mierda subii pj mas me cagoo chee q sos un idiota e mierda cabron! te apuras!

  82. rosendo Says:

    que porqueria esta mierda no sirve para nada esta mierda es estremadamente asquerosa


  83. wena conchetumare ta ma fome el libro culiao pa puro per der tiempo la guea, pa puro acer rabiar a los cabro culiao chico pal gueon que lo escribio le voi a sacar la cresta


  84. ya te dije ya perro culiao pa que no escribai niun libro culiao si me toca leer una de tu guea tevoi matar comchetumare a puro tetasos pospulluelo culiao

    LA CHORA LIDIA
    SOY DE LOS PLR Y QUE PASA


  85. ta de pana el libro culiao me gusto la wuea conchetumare soy creativo perro culiao


  86. PUERTO RICO PAL MUNDO ENTERO LEEAN EL LIBRO CABRO


  87. CAMBIATE DE NOMBRE PERRO CULIAO PA QUE NO TE RRECONOSTAN


  88. OEEEEEEEEE SUBE TODO LOS CAPITULO DEL 1-19


  89. es un magnifica obra io ia lo lei todo i me facino si terminas de leero subelo esta muy padre el final


  90. sabes pues no estoy deacuerdo con las personas ke subieron los comentarias anteriores igual son personas retrogradas neofitas ke no saven de buena literatua


  91. ya lei este libreo i djnme dcirle k es hermoso t eseña a valorar a las personas e incluso el amor extremo d jose carlos..es un libro k t enseña mucho c los recomiendo

  92. christian Says:

    el poder leer esta historia en linea es excelente.pero el poder leerla completa seria genial.por favor no nos dejes a medias sobre todo porque para mi es excepcionalmente dificil conseguir el libro en alguna libreria.por favor date otro espacio para subir el resto del libro.gracias por tomarte tu tiempo

  93. yormary Says:

    me parecio muy bonita por que nos enseña cosas

  94. Lokitaw Says:

    esta maldita obra es lo peOr asta domde yo la e leido ademas la profe ni sikiera lo a leido & esta tomando examenes asta el capit 15 no lograr emcomtrar un resumen constante en donde esten todos los resumenes por capitulos !!!! abuuuuuuuuuuuuu!!

  95. lizeth Says:

    lei todos los comentarios y son desde hac 3 años k ya nunk oiensa subir todos los capitulos bsk kn desesperacion st libro en internet xk lo lei hac 5 años y ahora k lo enkuentro no sta kmplto subelo xfaaaa! no sabs kuento necsito volver a leerlo ahora k stoy kasada

  96. julian Says:

    Vnega esti esta bien pero donde estaaaaaaaaaaa el restoo de capitulos aga las cosas completas

  97. karina del rocio Says:

    liiindo jeje interesante bla bla bla

  98. carolinr Says:

    yo he pedido resume no toda la obra

  99. fernando Says:

    pz ezta historia esta muy linda y kiero decirle a martha porfirio gonzalez k m perdone y k la sigo amando gracias a este libro comprendi lo importante k es para mi ella mi sheccid y no la kiero perder.

  100. carlos Says:

    Me gusta ese libro , ya que te instruye como adolescente y te muestra la vida tal y como es,
    yo la lei de casualidad pero me ayudo mucho , en especial cuando me enamore

  101. juan carlos Says:

    buenoyo ase como 2 años lo lei y me encanto la verdad pero apenas me compre la de los ojos de mi princesa la version completa tu comparas y ves que la escencia del libro no cambia para nada
    y que lastima de justiniana que se termina convirtiendo an hippie y abandona la escuela
    pero lo sigo leyendo una y otra vez y como lloro en la parte en que el termina con la vida de sheccid (cuando se queda en su casa enfermo e inventa su propia realidad)

  102. Elvis Tavárez Says:

    este libro es un poco extraño, pero me conmovió pues a veces esos casos nos suceden. Lo lei con mi madre y hallamos que es bueno y expectante. Nos gustó…. Carlos si que sabe hacer novelas. Léanlo, lo recomiendo. Enseña….

  103. iliany perez Says:

    me encanta ese libro fue la inspiracion para llamar a mihija mayor SHECCID=)

  104. liz14 Says:

    es un libro hermoso me ha inspirado a escrbir poesia ;D

  105. katerin Says:

    hola esta novela ,e parese muy hermosa sobre todo para la juventud espero que termines de escrivirla chao cuidate suerte me llamo katy

  106. katerin Says:

    hola me llamo katy esta novela ,e parese muy hermosa sobre todo para la juventud espero que termines de escrivirla chao cuidate suerte me

  107. katerin Says:

    hola me llamo katy esta novela ,e parese muy hermosa sobre todo para la juventud espero que termines de escrivirla chao cuidate suerte

  108. petter Says:

    la obra e tenido la oportunidad de leerla .es increible y muy conmovedora……

  109. petter j. Says:

    es una de las mar hermosas obras de carlos C.S….

  110. Peter Says:

    los ojos de mi princesa explica realmento lo q sucedio …………el la obra mas completa y explica en realidad q paso con carlos y en realidad lo q paso con sheccid——–

  111. contanza Says:

    actualizate ¬¬’

  112. alisona saavedra Says:

    Oigan Me Ayudan Cuales Son las Precauciones Qe Deja Para Este Primer Capitulo ????


  113. la verdad k esta historia alienta a muchas personas k creen k todo esta acabado buenísima


  114. graxias esta muy bueno aunk lo necesito hasta el cap. 18 pero no importa esto me sirvio de mucho graxias….;)

  115. beto zeam Says:

    haha poz estubo bueno grax d ay ise mi tarea aunk m falto un poko maz pero bn asi aun estubo bueno

  116. .......... Says:

    me lo mandaron a leer en el colegio y no lo lei xD…

  117. The Daigo Says:

    muchisimas gracias por este resumen adoro q agan cosas asi unsaludo a todos tenquiu otra vez baybay

  118. UriieeL Says:

    oyes yo ya acabe de leer los 2 los ojos de mi princesa y la fuerza de sheecid y No en tiendo el Final entonces termina qee sheccid es una prostituta por favor responde teengo esa duda :::

  119. andres Says:

    esta muy bacano los felicito a un que tambien tengo esa duda que si se buelve prostituta

  120. adRii Says:

    Hola(:
    oye yo lei el libro pero la verdad no entendi el final sheccid muere o como encerio agradeceria la respuesta

  121. abyc Says:

    es el mejor libro k he leido

  122. Elena Says:

    En Un dia lo termine De Leer , Más Sin Embargo , Es Una Hermosa Historia De Amor, El Amor Verdadero & Puro Que Puede Ver & Más Por Que Es El Tipíco Amor De Secundaria , Sheccid Su Princesa De José Carlos & Aunque Dice Que Ya Fue Pasado Justiniana Mejor Conocida Como Su Sheccid Siempre Pertenecera a Su Corazón ! Mis REspetos Para Este Libro Carlos Carlos Cuayhtémoc Sánchez . !

  123. victor Says:

    q excelentes

  124. carla ronquillo Says:

    La fuerza de Sheccid por ahora es el libro mas hermoso que me impulsa a seguir con mis sueños y metas tengo 14 años soy un ratón de biblioteca la primera vez que lo leí o bueno que leí uno de los libros de Carlos Cauhtemoc Sanchez fue los Ojos de mi princesa que termine en tres días luego de esto una amiga me presto la fuerza de sheccid me enamore de cada una de la palabras y oraciones que contenía este ¡valgame! yo era una persona demasiado lepera demasiado y fumaba por así decirlo pero este libro me motivo a un buen camino al camino puro me dio respuesta con respecto a mi noviazgo y con una última mala experencia que tuve es sensacional en verdad vale la pena leer este libro como por unas 5 veces se lo recomiendo a todos y si no están totalmente convencidos de leerlo créanme este libro los atrapara pagina por pagina y será un viaje que vale la pena recorrer, Dios los bendiga y les de una buena lectura

  125. eude Says:

    hola veo como ha ido avanzando desde el 2007 que publicaron estos capitulos yo he leido cientos de veces esta obra y todo el tiempo me parece facinante los felicito a quienes les gusta leer y aprender mas cada dia,

  126. edu Says:

    men este libro que tu escribiste aca fue desde el 2005 y asta agora no lo avanzas plop ¡¡¡¡ y tu que decias Hasta Ahora solo llevo hasta este capitulo, Pronto subire los que quedan, cuando tenga mas tiempo, Saludos, y, esta historia continuara… jajajjaja era mentira ¬¬

  127. edu Says:

    hasta aora no lo avanzas ya nos vamos pal 2013 y mira cuantos años ya a pasado gilaso aver son ….. 8 años que no lo avanzas no creo que en ocho años termines de leerlo no¿¿¿¿ plopppppppppppppppppppppppppp¡¡¡¡¡¡¡¡

    POSDATA : METETE TU LIBRO AL CULO XD

  128. Luz Nerly Guarnizo Says:

    Muy bien.

  129. emilita Says:

    esto es una mierda

  130. gonorea1 Says:

    parecen cacorros pervertidos de mierda

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 126 seguidores